Barra de Menú

sábado, 22 de abril de 2017

Marion Champfleury

Marion Champfleury
 La primera miniatura presentada de la Hueste Maldita de Mousillon es este personaje vampiro. Aunque lo propio hubiera sido abrir la sección con el mismísimo Caballero Negro, éste aún no está pintado, mientras que ya son unos cuantos los personajes y unidades terminados.

 De modo que al igual que se ha hecho en ocasiones pasadas, a continuación se detallan aspectos del trasfondo de la miniatura, así como algunos aspectos de su pintado y su disposición en el campo de batalla. Todo ello encuadrado en el contexto de la Hueste Maldita de Mousillon.

 Todo señor feudal de Bretonia debe haberse ganado el afecto de una damisela a fin de postergar su título y su casa. Sabedor de la importancia que tiene dejarse ver junto a una bella dama, sobretodo entre los campesinos y plebeyos, el Caballero Negro suele acompañarse de Marion Champfleury. Maldecida con el beso de sangre por el propio Mallobaude, esta vampiresa reúne todas las cualidades de una aristócrata bretoniana, además de poseer cierta afinidad con el viento de Shyish. Se rumorea además que posee el perdido Cáliz de Sangre de la difunta cortesana del Duque Merovech de Mousillon, del cual bebe la sangre de sus enemigos incluso durante el fragor de la batalla.

jueves, 6 de abril de 2017

Magia de Batalla: El Saber de la Luz

Magia de Batalla oficial de los 8 Saberes.
 La segunda colección de cartas de los 8 Saberes de la magia terminada es el Saber de la Luz. La magia más pura y eficaz para combatir a la fuerzas de la oscuridad.

 El viento blanco de Hysh tuvo gran importancia en las batallas de Warhammer Fantasy durante la 8ª edición. Incluso era común ver Condes Vampiro utilizando esta disciplina mágica. Totalmente ilógico claro, como muchas otras cosas con las que se puso punto y final a Warhammer Fantasy. Sin embargo esto es lo que hay a día de hoy: quien quiera disfrutar de las épicas batallas de siempre, no encontrará mejor oportunidad que durante los últimos tiempos del juego, en parte debido a la gran cantidad de unidades nuevas que se añadieron para cada ejército. Además seamos sinceros, the IX Age no ha conseguido solventar los problemas de equilibrio que SIEMPRE va a conllevar un juego de estrategia con tantísimas posibilidades, y llevándolo a cabo a base de reducir drásticamente el trasfondo y la identidad propia de cada raza.

 ¿Todo este inciso para fomentar el uso de las cartas de magia de 8ª edición? Pues sí. Aunque la fase de magia dependía muchísimo de la suerte, era cuanto menos, más divertida (para el que de una sola tirada reducía a cenizas al contingente oponente). Esta edición siempre quedará como la última y es algo que las reglas fan made nunca podrán reemplazar.