Barra de Menú

domingo, 30 de noviembre de 2014

Idiosincrasia de los Elfos Silvanos

Ilustración de Mago Silvano de la 5ª Edición
 Todo está inventado, o casi todo. También en la literatura. Ni los grandes autores pueden esquivar las acusaciones por no tener ideas originales y crear universos a través de circunstancias históricas, mitologías, leyendas remotas o temas basados en otras fuentes literarias anteriores. Tolkien es un ejemplo claro de esta práctica, pues las raíces de su Legendarium se basan en un conjunto de pedacitos recopilados de sus estudios favoritos, y que posteriormente dotó de una identidad única. No es algo criticable ni mucho menos, sólo es un hecho. Del mismo modo, conocemos la gran cantidad de similitudes que el mundo de Warhammer comparte con la obra de Tolkien, así como con otras fuentes ficticias o reales.

 No pretendo en esta entrada comentar las fuentes e inspiraciones del padre de la fantasía, aunque sería una entrada más que interesante. El caso que me ocupa ahora es el de desentrañar las raíces de los Elfos Silvanos que forman parte del mundo de Warhammer (hay Elfos Silvanos en muchos otros mundos de fantasía). Siguiendo las miguitas de pan dejadas por los ilustradores, escritores y demás equipo de diseño de los libros de ejército Asrai que actualmente conforman la idiosincrasia de los habitantes del bosque, no será difícil sacar a la luz las fuentes de inspiración que desarrollaron estas personas durante el proceso de creación (o mejor dicho adaptación) de los Elfos Silvanos.

 Desde mi punto de vista, se pueden dividir los orígenes de los Elfos Silvanos en tres grandes fuentes principalmente. Estas son el ya mencionado Legendarium de Tolkien, la mitología celta y la cultura de los nativos americanos. Veamos una por una qué aportó al trasfondo actual.

martes, 18 de noviembre de 2014

Custodios de Undgrim

Regimiento de los Custodios de Undgrim.
 Hace poco ha caído en mis manos una caja de luz fotográfica adquirida a través de cierta página de subastas. Pagué poco por ella, así que esperaba que los resultados artísticos siguieran sin ser lo suficientemente profesionales a la hora de ser compartidos, pero lo cierto es que creo que se nota cierta mejoría en la calidad de las fotos. La próxima vez, un trípode y una cámara decente en vez del móvil (no debí haber dicho esto último).

 Con la intención de estrenar el nuevo artilugio, se me ocurrió repetir las fotos de la última unidad que pinté durante el verano, los Dracohierros de mi ejército enano conocidos como Custodios de Undgrim.